7 Lecciones Que Deberás Aprender Antes De Empezar A Correr.

Sport100 Fuengirola Consejos Deja un COmentario

Os traemos 7 lecciones que el corredor de maratones Jason Fitzgerlad aprendió en sus 13 años de carreras competitivas.  Afirma que le hubiese gustado saber esto al empezar a correr ya que tuvo muchos errores, pequeñas decisiones que resultaron en lesiones, carreras mal hechas, o cuando se perdió medio año de entrenamientos.

Muchas de sus lesiones fueron atribuidas a la impaciencia y a la sensación de invencibilidad. Se negó a reducir su entrenamiento por unos pocos kilómetros y paso de los entrenamientos de fuerza.  Su irresponsabilidad hizo que siempre estuviera de lesión en lesión. Tuvo tendinitis de Aquiles, dolor lumbar, ITBS, férulas de espinilla, esguinces de cuádriceps… lo tuvo todo.

Eso sí, después de todo eso aprendió y hoy en día se declara fanático de las pequeñas cosas y no ha tenido ninguna lesión en 3 años, He hizo 6000 km el año pasado.

Por eso mismo quiere que los demás aprendan de sus errores y sin más demora, aquí están las 7 lecciones que deberás aprender si quieres empezar a correr.

1.- SI QUIERES TENER ÉXITO EN DISTANCIAS LARGAS NECESITARAS TIEMPO.

Mucho tiempo. Greg McMillan les dice a sus corredores de elite que necesitaran entre 2 y 3 años para empezar a ver su potencial. Este tiempo va encima del tiempo que entrenaron en la universidad o antes – así que se trata de 10 años en total. El éxito en distancias largas consiste en ser consistente  y en un patrón de  entrenamiento gradual pero progresivo.

Uno de los problemas de Jason era que saltaba de 64 kilómetros por semana a 112 en tres meses. Se hacía daño. Después intento saltar desde 97 km por semana durante 6 meses a  145 km por semana. Otra vez se hacía daño. No tomo en cuenta las reglas básicas del entrenamiento gradual. Sé paciente y reconoce y agradece que los aumentos en distancia que consigas a través de un periodo largo de tiempo te servirán para correr más rápido a la larga. No hay atajos solo trabajo.

2.- LOS RUNNERS NO SOLO CORREN.

Jason pensaba que solo necesitaba correr para ser rápido. Tener un corazón fuerte y unos pulmones sanos y funcionales. Nunca hizo los ejercicios básicos, pocas veces hacia los ejercicios de calentamiento, y paso de largo de la sala de pesas. Un grave error.

Tener un cuerpo atléticamente bien en todos los aspectos te ayuda a evitar lesiones y a correr más eficiente, que te ayudara mucho en el entrenamiento constante a largo plazo.

3.- HAZ LAS COSAS PEQUEÑAS.

Todas esas cosas que te ayudan a mantenerte sano – ponerte hielo cuando lo necesitas, echarte una siesta después de un duro entrenamiento, comer una dieta sana y equilibrada, preocuparse por los pequeños dolores que vas sintiendo antes de que evolucionen en lesiones. Correr te mantiene en forma, pero lo que haces antes y después de correr te ayudan a mantenerte corriendo.

Si necesitas alguien empujándote o motivación considera contratar un entrenador personal o apostar con un amigo a que mantienes tu palabra y respetas tu plan de entrenamiento.

4.- CORRE EN CALZADO LIGERO.

Nuestro protagonista solía correr en unos ladrillos llamados ASICS Kayano (¿y se preguntaba porque le dolía siempre el tendón achiles?) y en el gym nunca se ponía otro calzado más cómodo. Las cosas han cambiado y ya hay pruebas de que correr en calzado ligero y siendo estratégico con tus carreras descalzo/a realmente te puede ayudar en tu entrenamiento general.

Solo una sesión de running con los pies descalzos a la semana y un buen par de calzado minimalista para correr pueden drásticamente reducir el riesgo de lesión. Fortalecerás tus piernas y tus pies y correrás de una manera más eficiente. Es mucho más fácil correr estando en una buena forma en calzado ligero – por no hablar de correr descalzo.

Cómprate un par de calzado minimalista. Te puede ayudar mucho – pero solo si eres listo/a y los introduces de una manera gradual en tu programa de entrenamiento.

5.-¿CUANTAS VECES DEBERÁS VER LA VIRGEN DELANTE DE TUS OJOS?

No tanto. Jason se refiere menos en el aspecto religioso y más en el aspecto de la intensidad de tus entrenamientos. Normalmente “ves la Virgen” cuando tienes un entrenamiento más difícil que la carrera para que la te estas preparando. Jason hizo muchos de estos entrenamientos en la Universidad. Muchos de sus compañeros acaban vomitando. Jason perdía el apetito para ese día y necesitaba una hora más de sueño para recuperarse.

Hay momentos y lugares para estos tipos de entrenamientos, pero no recomiendo hacer tantos estos días. Incrementan tu riesgo de lesiones y te hacen llegar a tus límites demasiado rápido. Haz demasiados y te encontraras desmotivado y débil. Deberías evitaros a lo largo de tus entrenamientos y hacer un par cada 4 o 8 semanas antes de una carrera. Es la guinda del pastel.

6.-LA FORMA EN LA QUE CORRES CUENTA. TRABÁJALA.

A nuestro protagonista nunca le enseñaron en la universidad una buena forma de correr y raramente hacían ejercicios de postura. Eso es bastante triste, cualquier otro deporte se basa mucho en la forma de ejecución.

Los nadadores se concentran en la manera correcta de nadar antes de otra cosa. Los entrenadores de baloncesto siempre están ajustando la posición y la postura de sus jugadores.

Correr es una habilidad, como cualquier movimiento atlético, y necesita ser ejecutado de manera eficiente si quieres evitar lesiones y correr rápido. Empieza ya a aprender la manera correcta de correr en tu rama antes de que sea demasiado tarde o difícil de cambiar.

7.-SAL DE LAS CARRETERAS.

Tampoco hay que ponerse dramático. No hay nada malo con correr en las carreteras, pero Jason realmente cree que cada runner puede beneficiarse de las carreras en tierra. Con una superficie plana, tus músculos se podrán recuperar mejor de los entrenamientos duros. El terreno variado te ayuda a construir más coordinación y trabajar y estabilizar tus músculos.

Como recién llegado a la Universidad, Jason tenía un entrenador de caminos de tierra que hacía unos mapas increíbles de caminos para correr alrededor de la ciudad de Jason en verano. Durante la siguiente temporada el y sus compañeros se hacían casi todos sus entrenamientos en esos caminos y se lo pasaban mucho mejor que por las carreteras. Perderte en un bosque (físicamente y psíquicamente) es una experiencia terapéutica.

Los Keniatas tienen un dicho “Las carreteras matan las piernas jóvenes”. Hacen casi todo su entrenamiento en caminos de tierra o barro. La verdad que hay algo que decir sobre ese terreno que les ayuda a entrenar constantemente – es más fácil para el cuerpo y se adquiere más fuerza.

Cambia algunos de tus entrenamientos de la semana a caminos de tierra en vez de carreteras.

El sonido de las aves y las hojas en el viento es mucho mejor que el sonido del  tráfico de todas maneras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.